“CAI

Calidad del Aire Interior en edificios e instalaciones

Garantizamos la salud y el bienestar de tus instalaciones

La Calidad de Aire Interior en edificios e instalaciones es fundamental a la hora de garantizar la salud y el bienestar de sus ocupantes. Según los últimos estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 20% de las infecciones se producen como consecuencia de una deficiente calidad del aire dentro de estos.

CAI - Calidad de Aire interior

Procedimiento para la mejora de la Calidad de Aire Interior

1. Análisis microbiológico tanto de los sistemas de ventilación como de la Calidad Ambiente Interior

Por un lado, con el objetivo de conocer la carga microbiológica y descartar la presencia de gérmenes patógenos se lleva a cabo el análisis microbiológico a través del método aspirométrico. Durante el mismo se hace pasar una determinada cantidad de aire por un tubo hasta la placa PETRI. Allí los gérmenes quedarán adheridos.

CAI-equipos

2. Validaciones de quirófanos y salas blancas

Por otro, llevamos a cabo la validación de la Calidad del Aire Interior de los quirófanos y salas blancas:

  • Temperatura y humedad relativa
  • Nivel lumínico
  • Nivel de sobre presión diferencial en el local
  • Velocidad y caudal de aire filtrado. Número de renovaciones hora
  • Velocidad y caudal de aire de extracción. Número de renovaciones hora
  • Conteo de partículas, determinando la clasificación del local en ISO 14644-1
  • Informe de validación

3. Valoración mediante análisis y videoinspección robotizada del estado de los conductos

Sistema consistente en la introducción en la instalación de un vehículo de control remoto que incorpora un una cámara delantera y trasera de alta resolución, iluminación mediante LED de alta luminosidad regulable en intensidad, conexión USB con capturadora de imagen para grabación en ordenador portátil y un robusto chasis con cuatro ruedas de tracción total.

Mediante la videoinspección realizada, conseguimos obtener una visión completa en los puntos más inaccesibles y la limpieza de conductos.

4. Comprobación de estanquidad de los filtros absolutos (test dop) y clasificación de quirófanos

Con el objetivo de confirmar que el sistema de estanquidad de los filtros absolutos (HEPA) está correctamente instalado y no se producen fugas según lo establecido en la UNE-EN 14644-3:2006.

Para ello, se introduce un aerosol de ensayo aguas arriba de los filtros y se realiza un barrido inmediatamente aguas abajo del filtro y su marco soporte.

El proceso se lleva a cabo con un contador individual de partículas, modelo Kanomax 3887, que barre la superficie aguas abajo de cada filtro, el perímetro del mismo y el sellado entre el marco y su estructura, incluyendo las juntas.

Filtro absoluto - Calidad de Aire Interior (CAI)

 

5. Certificación de los edificios en Calidad de Aire Interior

La UNE 171330-1 describe la metodología para la elaboración de un Diagnóstico Inicial de la Calidad de Aire Interior con implicaciones en la prevención de riesgos ambientales para la salud en general y en concreto para la salud pública en edificios e instalaciones urbanas. Asimismo, este diagnóstico inicial es el primer paso para el establecimiento de un sistema de gestión de la calidad ambiental en un edificio.

El campo de aplicación de la certificación CAI son todo tipo de recintos, instalaciones y edificaciones, salvo aquellas exclusivas de actividades industriales y/o agrarias.

6. Estudios ambientales de Calidad Ambiente Interior

Esta norma de aplicación a sistemas de ventilación y aire acondicionado, y dirigida a propietarios de edificios, empresas de servicios de higienización, mantenimiento o asesoría y control, define también los criterios de valorización del estado inicial y los procedimientos de higienización y eliminación de la contaminación y depósitos de suciedad. De esta manera el aire esté libre de aditivos y sustancias perjudiciales para la salud. También es necesario contar con un servicio regular de mantenimiento y control de la Calidad de Aire Interior (CAI).

7. Tratamientos específicos de eliminación de malos olores (desodorización) y humos producidos generalmente en las cocinas o por el tabaco en restaurantes u oficinas…

El tratamiento consiste en la desinfección y eliminación de malos olores mediante el ozono. En concreto, se utiliza un ozonizador que controla y regula de forma constante un volumen determinado de aire al que se le aplica una tensión eléctrica con el objetivo de convertir el oxígeno de dicho aire en ozono y que será distribuido y dosificado para aprovechar su gran poder desinfectante, y oxidante.

SOLICITA PRESUPUESTO SIN COMPROMISO




Por favor, rellena todos los datos. Al enviar este formulario confirmas que has leído y aceptas expresamente nuestra política de privacidad.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.