Tratamiento de suelos: todas las tipologías de suelos, suciedades y tratamientos

Abrillantado, cristalizado y pulido de todo tipo de superficies

El tratamiento de suelos está especialmente recomendado para zonas industriales o de mucho paso, expuestas al deterioro por el uso continuo. Existen distintos tipos de superficies y suciedad, por ello, cada servicio deberá adaptarse a las características y necesidades propias del proyecto.

 Por esta razón, Clymagrup ofrece soluciones a medida de cada cliente: abrillantado, cristalizado, pulido, etc.

Tratamiento de suelos según tipologías de suciedades

El tratamiento de suelos que Clymagrup llevará a cabo en cada ocasión debe adaptarse a las necesidades concretas de cada proyecto, entre ellas, al tipo de suciedad del pavimento:

1. Suciedad de origen sólido: está formada por diferentes tipos de partículas pesadas como por ejemplo, restos de arena y partículas ligeras como el polvo.

2. Suciedad de origen líquido: serían las manchas producidas, normalmente, por bebida.

3. Suciedad de origen orgánico: bacterias, microorganismos, vegetales, hongos unicelulares o filamentosos, etc…

4. Eflorescencias: son depósitos salinos que permanecen en los pavimentos después de desaparecer el agua que los contenía. Para llevar a cabo el tratamiento de suelos adecuado es necesario conocer el tipo de mancha y de suelo que vamos a limpiar. Por ejemplo, si tenemos un pavimento alcalino como el mármol y utilizamos un detergente ácido, es probable que eliminemos la suciedad pero seguramente dañaremos el pavimento.

Tratamiento de suelos: abrillantado, pulido, etc.

Tratamiento de suelos: tipologías de suelos

En Clymagrup abordamos cada proyecto en base a los siguientes tipos de pavimentos:



1. Suelos duros: materiales de gran dureza y resistencia frente a los golpes y arañazos. Dentro de estos suelos se encuentran las piedras naturales y sus derivados, como por ejemplo, el granito, el mármol, la pizarra, etc. También, las piedras y baldosas artificiales como el gres, las plaquetas, los azulejos, las baldosas cocidas, el terrazo, etc.

Generalmente, cuando hablamos de suelos duros nos referimos a aquellos pavimentos homogéneos que tienen poca porosidad, lo que facilita su limpieza. Sin embargo, con el paso del tiempo pueden volverse más porosos y accesibles a la suciedad. También pertenecen al grupo de suelos duros, aquellos que están constituidos por materiales porosos como el cemento y las baldosas cocidas.



2. Suelos blandos: presentan un alto grado de porosidad, por lo que la acumulación de la suciedad es mayor y más complicada su limpieza. Entre estos suelos se encuentran tanto los pavimentos naturales, como el corcho y la madera, o los pavimentos sintéticos: sintasol, goma linóleo, seipolan, etc. Los suelos blandos son buenos aislantes acústicos y térmicos, soportan mal la humedad y ofrecen mayor sensación de confort y comodidad.

3. Revestimientos duros: terrazos, mármoles, baldosa… El tratamiento se realizará con productos neutros en base agua, una vez realizado un barrido preliminar. Si así se determina, serán tratados con productos abrillantadores con el fin de obtener mayor resistencia al tráfico y un mejor aspecto. En el caso de que el suelo lo requiera, se realizará también un pulido de las superficies.

4. Revestimientos blandos: sintasol, linoleum, goma, etc. Se sellarán con ceras metalizadas para conseguir brillo y resistencia. De esta manera, también obtendremos mejoras al poder realizar el mantenimiento diario con mopas húmedas. Periódicamente, se procederá a la renovación del tratamiento base.

Tipos de tratamientos de suelos

En Clymagrup disponemos de los medios necesarios para llevar a cabo todo tipo de tratamientos de suelos:

1. Decapado: operación de limpieza consistente en el lavado a fondo de un determinado pavimento con la finalidad de eliminar todas las antiguas capas de cera, barnices, etc. De esta manera, lo dejamos preparado para la aplicación de un tratamiento de conservación y mantenimiento. En Clymagrup empleamos productos fuertemente alcalinos.

2. Cristalización: tratamiento de suelos específico que se utiliza, exclusivamente, en pavimentos calcáreos, es decir, en aquellas superficies que presentan carbonato cálcico como el mármol y las piedras calizas duras, etc. Consiste en dos acciones: la primera es la acción mecánica consistente en el lijamiento de la superficie. Posteriormente, se lleva a cabo la acción química para cerrar la porosidad del pavimento y obtener un efecto de protección y abrillantado.

3. Sellado de pavimentos porosos: consiste en cerrar o tapar la porosidad de las superficies con el fin de impedir que la suciedad y la humedad vuelvan a introducirse en el pavimento. Esta operación suele ser apropiada para evitar que los suelos duros suelten polvo.

4. Encerado o aplicación de emulsiones: tratamiento de suelos consistente en el cierre de los poros, proporcionando a los pavimentos un acabado brillante y resistente a las manchas. Para ello, se utilizan emulsiones protectoras compuestas por cera y/o polímeros disueltos en agua. Estas emulsiones pueden ser abrillantables o auto brillantes, y el número de capas a aplicar dependerá de la porosidad que presente el pavimento.

Tratamiento de suelos

La tecnología más avanzada para la limpieza de pavimentos

En Clymagrup todos nuestros servicios están avalados por un completo equipo de profesionales cualificados con amplia experiencia y especialización en el tratamiento de suelos. Asimismo, disponemos de la maquinaria más innovadora para la limpieza y desinfección de pavimentos.

1. Aspirador: recomendado para el tratamiento de suelos lisos. Esta maquinaria se utiliza también para la recogida del suelo de líquidos no inflamables (derrames, inundaciones…).

2. Barredora: recomendada para la limpieza de polvo en suelos rugosos, superficies grandes y áreas exteriores. También, adecuada para la limpieza de residuos sólidos como desperdicios, latas, restos de mercancías, etc.

3. Hidrolimpiadora: se utiliza en el caso de que se pueda inundar el suelo de agua y existan tuberías de desagües o pendientes. También, en suelos rugosos como en asfaltos, aceras, etc.

4. Barredora manual: se emplea en el tratamiento de suelos sin polvo (pinaza, papelitos…).

5. Rotativa o aspirador de agua: para superficies angostas como talleres pequeños, áreas de producción con mucha maquinaria, etc. También empleamos esta maquinaria para decapar en suelos de PVC, mármol, etc., o para cristalizar y abrillantar suelos calcáreos, terrazo o mármol.

6. Fregadora: recomendada para zonas amplias con suelos lisos (oficinas, naves industriales, patios, locales, etc.)

Dejar un Comentario

*

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.