Pulido y abrillantado de suelos: ¿cuál es la diferencia?

Pulido y abrillantado de suelos diferencias

 

¿En qué se diferencian el pulido y el abrillantado de suelos?

Pulido y abrillantado de suelos son dos servicios diferentes, pero muy conectados entre sí, ya que ambos dan respuesta a la misma necesidad: la de restaurar los suelos y pavimentos desgastados y deslustrados por el paso del tiempo y el tránsito de personas, vehículos y máquinas.

El objetivo del pulido y abrillantado es, pues, devolver al suelo el aspecto del primer día, mejorando en el proceso la imagen y las condiciones del edificio o el entorno en el que se encuentra.

La cuestión es que, como el pulido y abrillantado comparten el mismo objetivo, a menudo no tenemos claro cuál es la diferencia entre ambas técnicas e incluso llegamos a pensar que son sinónimos. Pero no es así: a continuación vamos a contarte qué es el pulido y qué el abrillantado, cuáles son sus diferencias y con qué tipo de suelos se emplean estas técnicas.

 

¿Qué es el pulido de suelos?

El pulido de suelos está muy relacionado con la limpieza de los mismos. Se utilizan máquinas pulidoras especiales para nivelar el suelo y obtener una superficie regular, al eliminar pequeñas grietas, agujeros e imperfecciones. Es un paso previo al abrillantado y necesario para realizarlo.

Como siempre que se pule cualquier superficie, el paso de una máquina pulidora por el suelo inevitablemente reduce su grosor. Así pues, el pulimento de suelos debe realizarse con una periodicidad controlada y solo de la mano de profesionales que conozcan la técnica.

Cabe mencionar que existen máquinas que realizan el pulido y el abrillantamiento al mismo tiempo, lo que supone un ahorro de tiempo y recursos y puede resultar menos agresivo para el suelo. No obstante, debe verse como una intervención de mantenimiento: para los pavimentos más deteriorados un trabajo específico de pulido siempre será recomendable.

 

¿Qué es el abrillantado de suelos?

El abrillantado de suelos es el paso final en la restauración de un pavimento deteriorado y se realiza, como hemos dicho, después del pulido. Tal y como su nombre indica, consiste en la aplicación de cera para lograr un atractivo efecto de brillo en el suelo, que lo mejora notablemente a nivel estético.

A diferencia del pulido de suelos, el abrillantado no reduce el grosor del material, por lo que es una técnica mucho menos agresiva y que puede realizarse cuantas veces se quiera o necesite.

Hay que recordar que entre una intervención de pulido y una de abrillantado siempre será necesario realizar una limpieza a fondo del suelo. Solo así nos aseguraremos de obtener los mejores resultados posibles.

 

¿Qué suelos es necesario pulir y abrillantar?

El pulido y abrillantado de suelos puede ser necesario en superficies de materiales muy diversos: mármol, granito, etc. Cada material puede requerir la aplicación de técnicas diferentes para su correcto mantenimiento, otro motivo por el que es imprescindible que este tipo de trabajos los realice un profesional.

Además del material, es importante tener en cuenta que ciertas zonas necesitarán trabajos de pulido y abrillantados más frecuentes. Es el caso, por ejemplo, de las recepciones de los hoteles, los pasillos, entradas, etc. Evidentemente, cuanto mayor sea el uso de una zona, más rápido se deteriorará el suelo.

 

Pulido y abrillantado de suelos en Bilbao de la mano de Clyma

En Clyma, como empresa de limpieza en Bilbao, llevamos años trabajando el pulido y abrillantado de suelos en oficinas, polígonos, hoteles, centros sanitarios y ubicaciones de todo tipo. Contamos con los materiales, los profesionales y la experiencia necesarios para aplicar las técnicas que sea necesarias para hacer que las superficies realmente luzcan como el primer día.

Si quieres saber cómo trabajamos, no esperes a mañana: contacta ahora con Clyma en el 94 415 10 22 o rellena nuestro formulario y te atenderemos lo antes posible.

Comparte en tus redes...
Ir arriba