Limpieza de hoteles: cuando la higiene tiene un impacto directo en el negocio

Limpieza de hoteles claves

 

Limpieza de hoteles: cuando una mala reseña puede hacerte perder clientes

La limpieza es importante para cualquier negocio, de eso no cabe duda, pero en ciertos establecimientos su transcendencia va incluso más allá. Es el caso de la limpieza en hoteles, que puede hacer que un negocio de este tipo gane clientes… o, debido a su ausencia, que los pierda.

Por supuesto, los clientes de una tienda de ropa o un supermercado también se darán cuenta si la limpieza es deficiente, pero normalmente no le darán tanta importancia. Los motivos son dos:

  • En primer lugar, los hoteles son negocios en los que los clientes pasarán muchas más horas. Y no solo están físicamente en la habitación, sino que se cambiarán en ella, dormirán, se ducharán, etc. Es decir, un hotel es un negocio con el que establecemos una relación mucho más íntima. Por lo tanto, exigimos más.
  • En segundo lugar, y esto es clave, nada queda oculto durante mucho tiempo en la era de la web 2.0., el Internet colaborativo y las reseñas. Si en un hotel no se cuida la limpieza, pronto se correrá la voz y eso afectará a futuras reservas. Hay que tener en cuenta, además, que la reputación es muy difícil de ganar, pero muy fácil de perder: si un hotel coge fama de sucio o descuidado, el camino para librarse de esa etiqueta será largo y duro.

 

¿Cómo debe ser la limpieza en hoteles, sea cual sea su categoría?

Habitaciones, pasillos, baños, zonas comunes, cafeterías, cocinas… el reto que plantean los hoteles es que en realidad son muchos entornos al mismo tiempo, muchos negocios en uno. Y todos ellos deben funcionar prácticamente las 24 horas del día sin que los clientes perciban suciedad o deterioro.

Así pues, la limpieza en los hoteles es un trabajo diario que no puede posponerse en ningún caso y que siempre debe estar perfectamente coordinado. Esto implica tareas como:

  • Limpieza de habitaciones, incluidos baños, alfombras, cortinas…
  • Cambio de sábanas y limpieza de las mismas.
  • Limpieza de los cristales.
  • Limpieza de pasillos y zonas comunes (fregar, quitar el polvo…).
  • Limpieza de cocinas industriales.
  • Limpieza de comedores.
  • Limpieza de la piscina, spas, baños de hidromasaje e instalaciones similares.

Todo ello, insistimos, a diario y con una organización perfecta. Esa es la razón por la que la limpieza de hoteles solo debería ser encomendada a empresas de limpieza profesionales que tengan mucha experiencia en este ámbito.

En este punto es preciso señalar un error que se comete de forma habitual: pensar que la limpieza solo es exigible en los hoteles de mayor categoría. Por supuesto, esto no es cierto: cuanto mayor sea la categoría del hotel, más y mejores servicios se esperarán, claro, pero una higiene adecuada siempre será la base, un mínimo innegociable. 

Los hoteles, hostales, albergues y similares que ignoren este hecho se exponen, como decíamos, a perder clientes. Hay que recordar, de nuevo, que una sola reseña puede hacer mucho daño. ¿No es la limpieza, en este contexto, una valiosa inversión?

 

Confía en Clyma para la limpieza de tu establecimiento hotelero: la experiencia es nuestra garantía

En Clyma, como empresa de limpieza en Bilbao, llevamos años en la limpieza de todo tipo de negocios y establecimientos, incluidos, por supuesto, hoteles, hostales, albergues, etc.

Tenemos más de 30 años de experiencia en este sector y siempre elaboramos y desarrollamos planes de limpieza a medida diseñados para dar respuesta a las necesidades específicas de cada negocio. De hoteles como el que tú gestionas.

Si quieres saber cómo trabajamos, no esperes a mañana: contacta ahora con Clyma en el 94 415 10 22 o rellena nuestro formulario y te atenderemos lo antes posible.

Comparte en tus redes...
Ir arriba