Limpieza a vapor: higienización profunda para cualquier espacio

Limpieza a vapor

¿Qué es la limpieza a vapor y por qué resulta tan útil?

 

La limpieza a vapor es una de las mejores técnicas de higienización por las que podemos optar cuando queremos limpiar totalmente cualquier tipo de espacio, sin dejar ni rastro de suciedad. No lo dudes: si aún no la has probado, deberías plantearte hacerlo, y ¡cuanto antes!

Gracias a las máquinas de limpieza con vapor, no hay superficie ni suciedad incrustada que se resista: madera, azulejos, cristales… hasta tal punto llega la utilidad de este tipo de proceso que es muy empleado en las limpiezas industriales, por su versatilidad e innegable eficacia.

Como su propio nombre indica, estas máquinas, comúnmente conocidas como vaporetas, funcionan con vapor de agua. El valor se calienta a temperaturas cercanas a los 90º y es expulsado a presión. Lógicamente, cuanto mayor es la presión del vapor, más eficaz es la limpieza.

 

Ventajas de la limpieza a vapor sobre otras técnicas

La limpieza a vapor presenta ventajas evidentes que la convierten en una opción perfecta para higienizar casi cualquier tipo de espacio. Domicilios, zonas comunes, industrias, cocinas colectivas… en todos esos lugares, y muchos más, podemos beneficiarnos de, por ejemplo:

 

– Un alto poder desinfectante. El vapor que emiten las máquinas de limpieza de este tipo sale disparado a alta presión y gran temperatura, por lo que resulta nocivo para microorganismos y bacterias, ácaros, insectos.

– Gran versatilidad. La limpieza a vapor es útil en un gran número de contextos, y para muchas tareas diferentes. Existen numerosos tipos de máquinas de de valor, accesorios, cabezales, reguladores… sean cuales sean tus necesidades específicas de limpieza, la higiene con vapor te será útil. Sirve para limpiar prácticamente cualquier tipo de superficie, y llega incluso a los rincones más complicados y, en apariencia, innacesibles.

– Una limpieza amigable con el medio ambiente. La limpieza al vapor utiliza simplemente agua: higienización completa sin recurrir a productos químicos de ningún tipo . No hay residuos, restos de productos nocivos para el ser humano, vapores, efluvios ni ninguna posibilidad de intoxicación para personas o animales. Además, las cantidades de agua que se utilizan en la limpieza con vapor son muy reducidas. Es, por lo tanto, una de las técnicas de limpieza más ecológicas que existen, algo que en Clyma valoramos mucho.

Limpieza a vapor

Siempre más eficaz en manos de profesionales

Aunque la limpieza con vapor puede ser realizada por particulares, y existen numerosos equipos para uso doméstico, lo más recomendable es recurrir a profesionales de la higiene que tengan experiencia. No debemos olvidar que estamos manejando vapor de agua a muy alta temperatura, por lo que deben tomarse ciertas precauciones. Además, la limpieza a vapor deja restos de humedad y pequeñas acumulaciones de agua que deben ser retiradas.

Teniendo en cuenta estos inconvenientes, que, aunque menores, no deben ser olvidados, contar con una empresa de limpieza de confianza nos ayudará a sacarle todo el partido posible a la limpieza a vapor.

¿Quieres saber cómo en Clyma utilizamos esta y muchas otras técnicas para convertir domicilios, comunidades, oficinas y muchos otros lugares en espacios más limpios y saludables? Si es así, no lo dudes y contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso. Estudiaremos tu caso y te explicaremos qué soluciones personalizadas de limpieza podemos ofrecerte.

Contacta ahora con Clyma en el 94 415 10 22 o rellena nuestro formulario y nosotros te llamaremos lo antes posible.

Dejar un Comentario

*

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.