Limpieza de conductos de extracción: evita riesgos innecesarios

Limpieza de conductos de extracción

 

¿Por qué es tan importante la limpieza de conductos de extracción?

La limpieza de conductos de extracción es una tarea básica en negocios de hostelería, cocinas colectivas y, en general, cualquier local que cuente con una campana de extracción de humos.

No es solo una cuestión de higiene –aunque con eso debería bastar-, sino que se trata de un trabajo en el que se entremezclan la limpieza, la protección de la salud e, incluso, la seguridad. Sí, has leído bien: unos conductos de extracción sucios pueden poner en peligro la seguridad de todo un local y el edificio en el que esté alojado.

La clave de todo, y el principal elemento que se debe combatir al limpiar campanas extractoras y sus conductos y filtros, es la grasa.

 

¿Qué problemas causa la acumulación de grasa en los conductos?

En cualquier negocio de hostelería, la grasa se acumula, inevitablemente, en el interior de la campana de extracción, a lo largo de todos sus conductos y en los filtros internos del sistema. La grasa está presente en todos los vapores que la campana absorbe cuando está en funcionamiento.

Con el tiempo, la grasa termina por volverse líquida y se filtra incluso entre las juntas de la campana y los conductos. Esto genera cuatro problemas:

  • Ineficiencia energética. O, lo que es lo mismo, gastar más energía y y perder mucho dinero en ella. A la campana extractora le cuesta más funcionar, y ese esfuerzo extra implica un mayor consumo de electricidad.
  • Contaminación y problemas de salud. La grasa que se acumula en los conductos internos de una campana extractora es un ambiente perfecto para todo tipo de microorganismos perjudiciales: hongos, bacterias de todo tipo, moho… si descuidamos la limpieza de conductos de extracción, podemos favorecer la aparición de toda clase de plagas e infecciones.
  • Riesgo de incendio. No hablamos de una posibilidad remota, sino un riesgo muy real de incendio. Por desgracia, son muy frecuentes las noticias sobre incendios en restaurantes, y el origen siempre es el mismo: la grasa acumulada, que es una sustancia altamente inflamable.
  • Humos y malos olores. Si los sistemas de extracción no funcionan correctamente, el exceso de humos y los malos olores son liberados en el local. No solo es un problema realmente desagradable, sino que puede afectar de forma negativa a la imagen del negocio y hundir su reputación rápidamente.

Todos estos problemas tienen algo en común, por suerte: son muy fáciles de evitar. Una limpieza en profundidad periódica de los conductos de extracción y la estructura de la campana es suficiente para evitar situaciones de riesgo innecesarias y problemas de salud. Y, por si todo esto fuera poco, ahorraremos dinero a largo plazo.

¿Tiene sentido arriesgarse perder todo el negocio, incluso vidas humanas, en un incendio solo por evitar limpiar correctamente la campana?

En Clyma lo tenemos claro: no tiene ningún sentido. Y, por ello, ponemos a tu disposición un equipo de profesionales con años de experiencia en la limpieza de conductos de extracción, así como los medios más avanzados del sector: robots de cepillado, generadores de espuma desinfectante, sistemas de limpieza ultrasónica de filtros y mucho más.

No corras riesgos innecesarios: tu negocio, tu salud y todos los que te rodean te lo agradecerán. Una campana limpia es garantía de un negocio de hostelería seguro.

¿Quieres saber más? Contacta ahora con Clyma en el 94 415 10 22 o rellena nuestro formulario y te daremos más información sin ningún compromiso.

Comparte en tus redes...

2 comentarios en “Limpieza de conductos de extracción: evita riesgos innecesarios”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *