Limpieza de medios de transporte públicos y privados

Limpieza de medios de transporte

¿Qué se debe tener en cuenta en la limpieza de medios de transporte?

La limpieza de medios de transporte es otra de esas tareas con un enorme impacto en la satisfacción y el bienestar de los clientes o, en este caso, los pasajeros. Pensemos en los viajes que hayamos realizado en autobuses urbanos o de línea, trenes, o incluso aviones: si el vehículo está sucio o descuidado, no importará lo plácido que haya sido el viaje. Solo recordaremos la primera parte, la suciedad, y difícilmente recomendaremos a nadie que viaje con la compañía que sea dueña de ese vehículo. ¿Qué negocio puede permitirse ese tipo de publicidad?

Los vehículos que se utilizan para el transporte de pasajeros, tanto los públicos como los privados, están siempre en movimiento, ya que solo son rentables cuando están transportando gente. Es decir, cientos o miles de personas pasan cada día por los autobuses y trenes que utilizamos a diario. Eso implica muchos residuos y problemas de higiene: no solo polvo y suciedad de la calle, por supuesto, sino también restos de sudor, malos olores de todo tipo, restos de comida, envoltorios, colillas, chicles…

 

Cuando la limpieza se convierte en la inversión más importante

Más allá del factor estético, las complicaciones de salud que los medios de transporte sucios pueden causar son evidentes: transmisión de bacterias y microorganismos infecciosos entre pasajeros (pensemos, por ejemplo, en las barras de los autobuses, que agarramos para no caernos… exactamente igual que decenas de personas han hecho antes que nosotros), proliferación de insectos cuando el vehículo está parado, etc.

Además, y como es lógico, los vehículos de transporte sucios se deterioran con mayor rapidez. Incluso en perfectas condiciones de limpieza, estas máquinas están sometidas a un estrés constante, pero si al trabajo que deben realizar añadimos factores (fácilmente evitables) como la suciedad, el óxido, las grasas, residuos acumulados… es evidente que la vida útil de un autobús o un vagón de tren o metro puede acortarse de forma notable. Y eso solo significa una cosa: mayores gastos.

Por ello, la limpieza de medios de transporte no debe entenderse en ningún caso como un gasto adicional, sino como una importante inversión cuyo beneficio es doble:

  • Mejorar significativamente la experiencia de los pasajeros, lo que traducirá en clientes satisfechos que no solo no sufrirán riesgos de salud, sino que recomendarán nuestro negocio (en el caso de las empresas de transporte privadas) o valorarán positivamente el servicio (en el transporte público).
  • Alargar la vida útil de las unidades que se utilicen para el transporte de pasajeros: autobuses, minibuses, furgonetas, vagones de tren o metro, aviones… todos ellos son vehículos muy caros, y nada positivo puede salir de descuidar su mantenimiento. Podría suponer un pequeño ahorro de dinero a corto plazo, sí, pero a costa de enormes gastos posteriores (compra de nuevas unidades antes de lo previsto, necesidad de cotosas revisiones y reparaciones integrales, etc.).

 

La limpieza de medios de transporte es fundamental para el éxito de cualquier sistema de transporte de pasajeros, ya sea público o privado. Y, por lo tanto, solo debe serles confiada a una empresa de limpieza profesional como Clyma.

Somos expertos en la limpieza de todo tipo de vehículos y contamos con años de experiencia. Con la satisfacción de nuestros clientes como norte, nos hemos convertido en referentes de nuestro sector, y queremos explicarte por qué y cómo podemos ayudarte.

Contacta ahora con Clyma en el 94 415 10 22 o rellena nuestro formulario y hablaremos sin ningún tipo de compromiso.

Comparte en tus redes...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *