Limpieza de centros comerciales: una tarea al alcance de pocas empresas

Limpieza de centros comerciales

¿Por qué es tan importante la limpieza de centros comerciales?

La limpieza de centros comerciales hace referencia a todas las intervenciones, tanto rutinarias como puntuales, imprescindibles para mantener estos espacios en perfectas condiciones de higiene y salubridad.

La limpieza en tiendas y todo tipo de negocios es, como ya sabemos, un factor clave para su éxito: un ambiente sucio, descuidado o insalubre puede arruinar rápidamente la reputación de cualquier comercio, por muy buenos que sean sus productos o servicios.

Esto es igual de cierto en el caso de los centros comerciales, que no son sino grandes superficies en las que se juntan muchos negocios diferentes. Igual de cierto, sí, pero mucho más difícil de lograr.

Pensemos que los centros comerciales son lugares con una enorme afluencia de público, normalmente desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la madrugada, y con tiendas y zonas con necesidades de limpieza específicas: negocios de restauración, tiendas de ropa, cines, aseos, garajes…

 

¿Qué se debe tener en cuenta en la limpieza de centros comerciales?

La limpieza de grandes superficies comerciales implica resolver las necesidades de higiene de todos esos entornos, y esto, además, permanentemente rodeados de clientes y paseantes. Es decir, se debe trabajar de forma constante, en varios turnos, sin molestar ni a los clientes ni a los empleados del centro comercial, y ocupándose de problemas de limpieza muy diferentes.

Por eso, como decimos en el título de este artículo, la limpieza de centros comerciales es una tarea que está al alcance de solo unas pocas empresas de limpieza. Se necesita una plantilla amplia de profesionales capacitados, experiencia previa y la capacidad para desarrollar y ejecutar planes de limpieza integrales que cubran un gran número de frentes al mismo tiempo.

Algunas de las intervenciones específicas que deberán realizar una empresa de limpieza profesional en un centro comercial serán:

  • Limpieza de garajes y aparcamientos. A menudo los grandes olvidados, pero igual de importantes que el resto del centro comercial. Normalmente es el primer lugar del centro que ven todos los clientes; además, un garaje sucio y descuidado puede convertirse en un foco de plagas y problemas de salud de todo tipo.
  • Limpieza de cristales y fachadas. El exterior del centro comercial también debe ser higienizado, cada superficie con su propia periodicidad. Incluso puede ser necesario realizar intervenciones puntuales para, por ejemplo, limpiar graffitis en las paredes.
  • Limpieza de aseos. Siempre deben estar en perfectas condiciones, y eso, en un centro comercial, implica un trabajo constante, establecer diversos turnos de limpieza y prestar mucha atención a los detalles.
  • Limpieza de suelos y otras superficies, escaparates, etc. En el interior del centro comercial, las tareas de limpieza se multiplican: pulido y abrillantado de suelos, limpieza de escaparates, limpieza de cocinas en los restaurantes… los trabajos concretos dependerán de cada centro comercial, pero algo es seguro: serán muy numerosos, y exigirán una importante inversión de recursos, además de, por supuesto, planificación exhaustiva y dedicación.

No lo dudes: la limpieza de centros comerciales no es un trabajo que pueda realizarse a medias o de forma descuidada. Solo una empresa de limpieza del nivel de Clyma puede hacer frente con éxito a todos los trabajos de higienización imprescindibles para mantener una gran superficie comercial siempre con su mejor imagen.

Si quieres saber más acerca de cómo trabajamos para ayudar a negocios como el tuyo, no lo dudes y contacta ahora con Clyma, sin ningún compromiso. Llámanos al 94 415 10 22 o rellena nuestro formulario.

Comparte en tus redes...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *