Limpieza en residencias geriátricas

Limpieza de residencias geriátricas

 

¿Por qué es tan importante la limpieza de residencias?

La limpieza en residencias geriátricas es un tipo de trabajo tan necesario como delicado y, no cabe duda, debe estar siempre en manos de los mejores profesionales.

La razón es evidente: en las residencias geriátricas viven juntas un gran número de personas, muchas de ellas con la salud delicada, y a ellas debemos añadir los trabajadores y las decenas de visitas que pasan a diario por estos centros. Así, en las residencias se crea el caldo de cultivo perfecto para todo tipo de bacterias y microorganismos infecciosos que pueden llegar a causar mucho daño.

La limpieza de residencias geriátricas tiene mucho en común con la limpieza de hospitales y clínicas sanitarias, como podemos ver: son lugares con necesidades especiales de limpieza, y personas vulnerables cuya salud depende, en gran medida, de que logremos mantener un ambiente higienizado y tan libre de agentes patógenos como sea posible.

 

¿Qué se debe tener en cuenta para la limpieza de centros de mayores?

Veamos ahora cuáles son las tareas más importantes que deben llevarse a cabo, con especial atención y constancia, para mantener las residencias en perfectas condiciones.

 

1. Mantenimiento de limpieza diario

Parece evidente, pero merece la pena mencionarlo porque es el punto más importante: el mantenimiento diario general de todas las instalaciones es crucial para disponer de un entorno saludable en las residencias. Esto implica cuidar especialmente la limpieza y desinfección de habitaciones, comedores, zonas comunes, etc.

Los baños comunes y las cocinas, los dos principales focos de infecciones de las residencias cuando se descuidan, deberán ser limpiados al menos dos veces al día, con un número total de intervenciones que dependerá del número de personas que vivan en la residencia y los trabajadores que las acompañen.

 

2. Limpieza de baños individuales

Los baños de las habitaciones deberán ser limpiados y desinfectados al menos una vez al día. Es importante evitar los productos de limpieza especialmente agresivos, ya que pueden causar alergias y todo tipo de problemas respiratorios, especialmente en personas que, como hemos dicho, en muchos casos ya tienen la salud deteriorada.

 

Limpieza de residencias geriátricas

 

3. Limpieza de habitaciones

Como los baños, las habitaciones deberán ser limpiadas a diario: quitar el polvo, fregar suelos, limpiar muebles y cambiar sábanas, toallas y ropas. No olvidemos que las personas mayores probablemente pasarán muchas horas al día en sus habitaciones, por lo que debemos insistir en lo importante que es mantener estos espacios tan limpios como sea posible.

 

4. Limpieza de suelos

Con tantas personas caminando por la residencia, además de sus residentes, el polvo y los desperdicios se acumulan con gran rapidez. Por lo tanto, el suelo también tendrá que ser limpiado cada día, y además es recomendable utilizar equipos especializados, como barredoras y fregadoras, para cubrir más superficie en menos tiempo. Suelos de materiales especiales -ciertos tipos de madera, por ejemplo- podrían requerir intervenciones específicas.

 

En definitiva: como señalábamos al comienzo, la limpieza en residencias geriátricas requiere mucho trabajo, y además un trabajo que debe ser realizado con dedicación y especial meticulosidad. Es, por lo tanto, una tarea solo al alcance de los mejores profesionales de la limpieza.

Y, precisamente, en Clyma, con más de 35 años de experiencia a nuestras espaldas, estamos convencidos de que podemos ayudarte eficazmente con la limpieza de centros de mayores y muchas otras clases de instalaciones.

¿Quieres saber cómo? No lo pospongas: contacta ahora con Clyma en el 944 415 10 22 o rellena nuestro formulario y comencemos a trabajar juntos.

Comparte en tus redes...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *